Proyectos de participación infantil

La administración local y la participación infantil

Aunque la Administración local debe ser la encargada de crear estos mecanismos de participación infantil, existen diferentes proyectos a los que poder adherirse. Los primeros que comenzaron a promover la creación de estos espacios para la infancia fueron:

los proyectos precursores de la participación infantil

En 1991 Francesco Tonucci creó el proyecto «La ciudad de los niños/as» en Frato (Italia) y se extendió rápidamente por otros países. Su objetivo era el de transformar las ciudades a través de los niños y las niñas. Así, adaptarlas a sus necesidades que, a su vez, son beneficiosas para el resto. Ofrecen esa construcción de las bases con los municipios interesados en adherirse al proyecto. Sus 2 ejes principales se centran en promover la participación infantil y restituir su autonomía de movimiento en el espacio público.

En 1994 se creó la Asociación Internacional de ciudades educadoras con el objetivo de transformar las sociedades avanzando hacia ciudades más igualitarias, solidarias, pacíficas, inclusivas y participativas. En 1996 se formó la Red nacional de ciudades educadoras de España para agrupar a aquellos municipios que estén interesados en firmar la Carta de ciudades educadoras y que tengan un compromiso por cumplirlo. Se reúnen cada 2 años y comparten experiencias y buenas prácticas. Se debe pagar una cuota por pertenecer a AICE/RECE.

En 2001 Unicef creó el proyecto de «Ciudades amigas de la infancia« para promover la aplicación de la Convención sobre los Derechos del niño/a en la geografía española. Así, hacer cumplir a las administraciones públicas su deber con la infancia. Aquellos municipios que cumplan los requisitos podrán solicitar el sello de Reconocimiento de ciudad amiga de la infancia. Uno de estos requisitos es el de fomentar la participación infantil y el de crear el Consejo de la infancia y adolescencia en la ciudad. También desarrollan un Certamen de buenas prácticas.

otros proyectos que fomentan la participación con niños, niñas y adolescentes

Aunque los 3 proyectos anteriormente descritos son los más extendidos por la geografía nacional, hay otros que se están desarrollando en algunas comunidades:

proyectos de participación infantil en la provincia de alicante

Este estudio nace de un trabajo final del Máster de Innovación social y dinámicas de cambio de la Universidad de Alicante. Por este motivo, se ha centrado esta investigación en la provincia de Alicante.

En la siguiente fotografía se citan las actividades de participación infantil que se están ejecutando actualmente en la provincia de Alicante y que muestra, por colores, los proyectos a los que están adheridos los municipios. Esta información ha sido recopilada en el primer semestre de 2021 por lo que el mapa podría cambiar:

Como se puede ver, algunos municipios desarrollan varios proyectos de participación infantil mientras que otros aún no ejecutan ninguno pese a que la Ley 26/2018, de 21 de diciembre, de la Generalitat, de derechos y garantías de la Infancia y la adolescencia lo determina. 

En color morado se ven los municipios que desarrollan participación infantil directamente del órgano municipal y cuentan con Consejo de la infancia y/o adolescencia.

Respecto a la Comunidad Valenciana, cabe citar la falta de una plataforma que agrupe a todos los municipios que realizan participación infantil bajo alguno de estos proyectos. Sin embargo, otras comunidades sí han desarrollado plataformas de la infancia como una red que acoge a todas las entidades que estén dentro de dicha comunidad.

A nivel nacional se creó la Plataforma de la infancia en 1997 con el objetivo de proteger, promover y defender los derechos de los niños, niñas y adolescentes conforme a la Convención sobre los Derechos del Niño de Naciones Unidas. Actualmente forman parte 68 entidades y, aunque es la mayor red de coordinación que hay en España, no incluye a todos los organismos que realizan participación infantil sino a los que han solicitado unirse.

Cabe señalar que, al no existir una sola forma de hacer participación infantil, cada organismo tiene unos rasgos característicos pero el común denominador de todos ellos es la importancia de dar voz a los niños y a las niñas y a que sus necesidades se tengan en cuenta.